Seleccionar página

La crisis económica, sobre todo dentro de la geografía española, ha tenido una gran perjudicada que no es otra que la educación. Y no solo por los recortes de los que todos hemos sido testigos. También hay que tener muy en cuenta que son muchos los estudiantes los que, aun cursando estudios superiores, es decir, aquellos que solo pueden tener lugar en la universidad, se ven abocados a puestos de trabajos con una remuneración que no se ajusta a sus conocimientos.

Pero es que si a esta realidad le sumamos el hecho de que cada día son más de estos jóvenes los que no tienen más remedios que irse al extranjero para tener una oportunidad laboral que merezca la pena, las becas Erasmus son, ahora más que nunca, una alternativa realmente interesante para todo aquel que quiera abrir desde ya nuevos horizontes.

Las claves que necesitas saber para elegir tu destino de Erasmus

Con el objetivo de que tengas una información clara y concisa, vamos a enfocar estas claves desde dos puntos de vista complementarios. Por un lado, desde el punto de vista de lo que sí tienes que tener en cuenta y, por otro lado, desde el punto de vista de los errores que tienes que evitar.

4 consejos a tener muy en cuenta

Ahora que vamos a entrar en materia te recomendamos que tomes papel y bolígrafo. Gran parte de tu futuro puede depender de ello.

  • El idioma. Esto es vital. Y es que debes ver la beca Erasmus como una oportunidad de aprender un idioma o de perfeccionar otro que ya conoces. No obstante, desde nuestro punto de vista siempre te recomendamos que aterrices en países de cuyo idioma tengas algunas nociones. De esta manera la adaptación será mucho más sencilla y en pocas horas podrás ser prácticamente autónomo.
  • La cultura. No hay duda de que estar en una ciudad completamente distinta a la tuya durante un periodo de tiempo es enriquecedor. Por ello, nunca está de más tomar este periodo de nuestra vida como un elemento que nos puede ayudar no solo a tener un bagaje cultural mayor sino a poder tener otra visión de lo que sucede alrededor nuestro. Esto, aunque de un modo indirecto, siempre es interesante para el modelado de nuestra perspectiva frente a las cosas.
  • El coste de la vida. Este es un aspecto que se tiene siempre muy en cuenta cuando, por ejemplo, nos vamos de vacaciones. Sin embargo, tenemos que decir que este aspecto a día de hoy es enormemente importante. Más que nada porque, lo queramos o no, tendremos que asumir todos los costes del país en el que nos encontremos. Las diferencias entre nuestro país de origen y el que hayamos elegido pueden ser sustanciales y tendremos que valorar si vamos a tener suficiente con nuestros propios recursos o, vamos a tener que realizar algún tipo de trabajo remunerado allá donde nos encontremos.
  • La universidad. Una vez que ya hemos analizado el país, no debemos olvidar que al fin y al cabo, donde vamos a ir va a ser a una universidad. Con esto lo que queremos decir es que nunca está de más obtener información sobre el lugar en el que vamos a estudiar. No sería el primer caso, ni el último, en el que todo parece jugar a nuestro favor pero, una vez que nos hemos decidido, comprobamos que la universidad no es lo que habíamos pensado. El hecho de no ajustarse a lo que buscamos puede hacer que no obtengamos los resultados que habíamos planificado.

cómo elegir el mejor destino para tu Erasmus

4 aspectos que no deberías tener en cuenta

Ahora que ya sabes lo que tienes que tener en cuenta, no está de más que pongamos algunos aspectos sobre la mesa en los que no tendrías que basarte.

  • La cercanía con tu ciudad. Esto es muy tentador. No son pocos los estudiantes que eligen una ciudad cerca por el miedo a lo desconocido. Sin embargo, una vez que ya te ha decidido a salir de tu zona de confort, no importa mucho si la distancia a recorrer con 2.000 o 5.000 kilómetros.
  • El clima. Cierto que es para las personas acostumbradas a un clima suave como es el caso del clima mediterráneo, esto puede ser un factor clave. Pero claro, si tenemos en cuenta que este paso lo vamos a dar para adaptarnos a una nueva realidad y, sobre todo, poder conocer todo lo que implica otra cultura, tenemos que mentalizarnos que el clima es uno de esos aspectos ante los cuales no podemos hacer nada.
  • Los amigos. Es muy recomendable no escoger un destino porque un amigo nos lo ha recomendado o, mejor aún, porque tenemos un conocido en ese lugar. De lo que se trata es poder afrontar la aventura en solitario. No queremos decir que las amistades no ayuden. Lo pueden hacer pero corremos el riesgo de tener un círculo que solo se circunscriba a esa persona y no podamos aprovechar al 100% el resto de posibilidades que nos brinda una beca Erasmus. Estamos seguros, además, que en ese lugar en el que vas a pasar unos meses encontrarás personas con las que compartas aficiones y gustos y podrás hacer nuevas amistades.
  • El entretenimiento. Quizá en lugar de entretenimiento tendríamos que haber dicho “fiesta. Lo que pasa es que no es un término que nos guste en exceso. Con esto queremos hacerte ver que la vida social, si bien es cierto que puede ser importante, y que forma parte de una determinada cultura, no debería ser tu prioridad. Recuerda que tu máximo objetivo es formarte para poder tener un futuro mucho más prometedor dentro de un mercado laboral tan competitivo como es al que nos enfrentamos cada día que pasa.

Decir que a todos estos aspectos seguramente le puedas sumar otros de índole más personal. Sea como fuere, de lo que se trata es que pongas en una balanza todo lo que hemos comentado para que te puedas componer una idea lo más aproximada a lo